Banner 468

sábado, 31 de diciembre de 2016

November et December

2 comentarios
 
Llega el último día del último mes del año. 31 de december de 2016, en el caso que nos ocupa. Normalmente, cuando llegan estas fechas, uno se para a pensar en qué ha hecho durante los últimos doce meses. En si ha sido un año productivo, en sus aciertos y sus errores, y se propone metas para el nuevo año que está a punto de llegar.

Bien. Yo, en primer lugar, quiero decir que cada vez me cuesta más pasarme por aquí y ponerme a teclear. Pero vamos, no es algo que os vaya a sorprender, de eso estoy seguro. No es por falta de ganas, ni por falta de ideas, ni por dejadez, ni tan solo por falta de tiempo (aunque a veces este último factor sí que se puede dar). Simplemente, y sólo lo creo, es por dudar. Dudo. Dudo mucho. Leo artículos que escribí hace 2, 3 o 5 años y me sorprendo a mí mismo de lo tajante que parecía, de las ideas tan firmes que mostraba. Ahora, he llegado a tal punto que me puede la sensación de poder no tener la razón. 

Leo el periódico, no a diario, pero más o menos a menudo. Y entre noticias que creo que son falsas y otras en las que ves a años luz que contienen información sesgada... no me atrevo a creerme nada. Como como en casa de mis padres, al mediodía nos acompaña el telediario. Noticias de política que cansan hasta al más forofo y de deportes que, lógicamente, están condicionadas. En mi casa no se enciende el televisor; debemos ya haber olvidado dónde tiene el botón del on. En el coche llevo un CD de música, así no me he de tragar a cuatro vividores que recorren platós y estudios haciendo ver que son expertos en cualquier materia.

Por eso dudo. Dudo de que cualquier dato o información que me llegue sea veraz. No puede ser que eminencias me digan que la escisión de Cataluña sería la ruina para la región/comunidad/país... y otras eminencias, igualmente eruditas, me cuenten el cuento el revés. No tiene sentido si no pienso que hay intereses personales detrás. No tengo formación política, ni económica, y no puedo formarme una opinión con base sólida, al menos eso creo yo. Y no me creo a nadie.

Y así estoy. Quizá (¿veis? ya dudo) todo sean etapas. Tiempos en que lo ves todo más claro y otros en que la nebulosa te tapa los sentidos. No lo sé, pero lo que sí sé es que ha pasado november, december está a punto de agotarse y empalmaremos con un 2017 que, a priori, espero que sea mejor que el 2016.

En 2016 he disfrutado también de muy buenos momentos. Mi hermano y mi cuñada se compraron su casa y están esperando a un Marc que llegará si todo va bien en abril. Mi otro hermano está pasando el curso de Erasmus en Francia. He hecho dos desplazamientos para ver fútbol, he disputado diez carreras vistiendo de blanquiazul... Y, aunque la primera mitad del año fue dura, o muy dura, laboralmente hablando, durante la segunda mitad la situación se ha arreglado mucho y he conseguido, cambiando de profesión, la estabilidad de buscaba. He leído 20 libros, he visto 27 películas, he seguido 29 series, he leído 2 cómics, he ido 2 veces al teatro... Y, junto a con compañero perico, hemos fundado Vallès en blanc-i-blau, un programa radiofónico semanal con el que saciamos nuestra sed de información social perica.

No quiero seguir haciendo e incumpliendo promesas a través del blog. Ya he hecho más de una y, por lo que habéis visto, por mil razones, no siempre he cumplido. Así que de cara al 2017 no os diré que pasaré por aquí cada día, ni cada semana, ni cada mes. Pasaré por aquí tan a menudo como tenga algo que contaros. En privado uno siempre escribe, pero en público hay que vigilar más.

Eso sí, algo que me quiero proponer para el nuevo año es capturar mi realidad de forma diaria. No me gusta Facebook, ya sabéis que soy más de Twitter. Así que espero que a diario pueda subir simplemente una foto, con su pertinente comentario, que pueda suscitar pensamientos. Si no tenéis cuenta en esta red social, podréis ver igualmente todo lo que cuelgue aquí mismo, en la columna derecha del portal.

Sin más, me despido de vosotros y del 2016. Que tengáis una muy feliz entrada al nuevo año 2017.

PD: A veces, la tecnología y yo no nos llevamos bien. Tengo teléfono porque es una herramienta a veces muy útil, y porque hoy sin él parece que estás incomunicado, pero en noviembre pasé casi tres semanas sin móvil y estuve la mar de tranquilo; de verdad de la buena. Os digo esto porque pensaba que había programado esta entrada para que se colgara el sábado 31 de diciembre de 2016 a las 22:00h, pero resulta que no lo hice bien. La cuelgo hoy, 1 de enero de 2017, a las 18:28h, aunque con fecha de ayer. Más que nada para evitar confusiones, ya me entendéis.

2 Responses so far.

  1. Jaime says:

    Y yo que quieres que te diga , lo único que se me ocurre en este momento es que Palante como dice Raphael con PH.
    PD: tu ya me entiendes

  2. De las cosas, con el tiempo, nos arrepentimos más de las que no hemos hecho de las que hemos llevado a la práctica.
    Un abrazo, y buen año.
    Salut